Las emociones y el cáncer de mama

publicado en: cáncer de mama | 0

emociones-savethemama

El proceso del cáncer pasa por un gran abanico de emociones, y estas juegan un papel casi tan importante como la propia medicina. Esas emociones pasan de la negación de la enfermedad a la comprensión y aceptación del problema. Pero, ¿cómo una persona puede adaptarse al cáncer? ¿Cómo impacta la enfermedad en la imagen corporal? ¿Y en el ámbito familiar? ¿Cómo se pueden gestionar esas emociones?

Es muy importante que el paciente y su familia reciban toda la información necesaria respecto a la enfermedad y sus consecuencias físicas y psicológicas para manejar el estrés, la ansiedad, la depresión y la falta de autoestima muy presente en esta patología.

Al principio, tras el diagnóstico es normal estar en estado de shock, sin saber que pensar ni como actuar. A posteriori se suele presentar negación, culpa, resentimiento y miedo.

Durante el tratamiento habitualmente el paciente presenta sentimientos de ansiedad y culpa.

Tras superar la enfermedad suelen aparecer sentimientos de miedo a que vuelva a presentarse la enfermedad, enfado y culpa por la experiencia vivida y depresión.

Hay pensamientos sobre el futuro, dudas e incertidumbres, como sobre el tipo de vida que se tendrá y su calidad.

La gestión de las emociones

Por ello es importante que el paciente gestione desde el primer momento las emociones, y si necesita ayuda la demande. La enfermedad y su transcurso cambiará muchos aspectos no sólo físicos como hemos comentado, sino psicológicos: su forma de pensar, de sentirse, etc. Es un momento para gestionar y afrontar la vida desde otra perspectiva.

Una actitud positiva y de aceptación ante el proceso fortalece a la persona que padece la enfermedad de forma significativa.

Algunos consejos:

  • No tapar las emociones negativas, es normal sentir miedo, incertidumbre o rabia, hay un acontecimiento (el cáncer) que ha cambiado tu vida, permítete estar mal pero no te enganches a ellas.
  • Infórmate por profesionales. Cuidado con internet, puede producir el efecto contrario que queremos, es decir, en lugar de tranquilizarte generar más estrés y ansiedad.

  • Dedícate tiempo a ti, haz actividades que te resulten agradables y enriquecedoras.
  • Disfruta del presente, no busques en ideas de futuro como estarás porque no lo sabemos, no podemos predecir que sucederá. El presente es tu día a día, valóralo!
  • Actúa con naturalidad ante la enfermedad. No te recomiendo que intentes ocultarla, déjate apoyar y ábrete a los demás.
Natalia Martín
Seguir Natalia Martín:

Soy psicóloga especializada en psicología clínica, neuropsicóloga e investigadora, y con mi trabajo consigo que personas como tú mejoren su calidad de vida y sus relaciones con los demás y con su entorno.

Natalia Martín
Últimas publicaciones de

Dejar una opinión